Inicio
IMPORTANCIA DE LA CONSERVACIÓN PREVENTIVA Imprimir E-Mail

Por: Blanca Mayacela Paredes

Especialista en Conservación Preventiva 

 

La conservación es un proceso que se manifiesta desde épocas muy antiguas, es una de las formas más simples que conoce la humanidad para proteger su legado material. En la actualidad es una preocupación por la importancia que tiene el rescate del patrimonio artístico como testimonio histórico – tangible. La Conservación Preventiva y la Restauración están estrechamente ligadas y la optimización de ésta relación se da cuando se ejecutan correctamente los procesos.

Importancia de la Conservación Preventiva
y su relación con la Restauración de Bienes muebles



Blanca Mayacela Paredes
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
 

 

La preocupación por la conservación viene desde épocas antiguas, hay que recordar como los artesanos y artistas a lo largo de la historia han empleado los mejores y más selectos materiales para que sus creaciones perduren como evidencia de un momento artístico, procurando así vencer al  tiempo.

La conservación preventiva es un conjunto de intervenciones estratégicas que se manejan para la protección y salvaguarda de los bienes culturales, que tienen por fin evitar la extinción del Patrimonio cultural tangible, aplacando los principales agentes de deterioro que puede ser de tipo químico, físico o biológico que afectan la estructura y estética de la obras. Pero hay que recordar que la desatención y mal uso es otro factor que incide sobre la colección, si no existe coordinación en los procesos ni el compromiso de los encargados, poco o nada se habrá hecho por el legado material que se nos ha sido confiado.

 

A lo largo del siglo XX y XXI se ha venido discutiendo acerca de la importancia de la Conservación y Restauración, tanto así que se han elaborado cartas, tratados, políticas y directrices que son ejes para la ejecución de varios proyectos de rescate patrimonial alrededor del mundo. Dos fechas marcan el inicio de una conciencia colectiva por cuidar su legado: el año de 1978 la ciudad es declarada Primer Patrimonio Cultural de la Humanidad y en el terremoto de 1.987  cuando muchas edificaciones de alto valor histórico y estético del Centro se vieron afectadas.

Fue un momento determinante para emprender trabajos paliativos, reconstructivos y de restauración, se han invertido miles y millones de dólares. Después de 20 años vemos los resultados de estas intervenciones; aparentemente satisfactorios, pero nos queda una duda al hablar de conservación preventiva. ¿Qué medidas para el futuro se han tomado? ¿Cuál es la garantía?, ¿Cuál es el siguiente paso?... Las respuestas no son gratas, tomemos el ejemplo de la Iglesia de San Agustín, en el año 1.995 durante la Alcaldía del Dr. Jamil Mahuad W,  se restauró la pintura mural decorativa del interior del templo, hoy en día evidenciamos las mismas condiciones de deterioro que hace 13 años, caso similar se apreciaba en la Iglesia del Sagrario, actualmente restaurada.

 

Entonces ¿Cuáles son las estrategias que se deben implementar en el momento que se ejecutan los proyectos?



A más del enfoque social que involucra la ejecución de un plan,  como primer punto se deben tener ciertas consideraciones técnicas como: factores, mecanismos e indicadores de deterioro. Una forma de conservación preventiva que va a la par con la restauración es conocer el tipo de agente de degradación y aplacarlo, caso contrario los procesos de restauración no están garantizados ni en corto ni en largo plazo.

Es necesario hacer reparo sobre la calidad y cualidad de los materiales que se emplean, pues estos pasan a formar parte de un conjunto, de una época, de una contemporaneidad. Sí estos son de óptima calidad, se garantiza su perdurabilidad, como lo hacían los viejos maestros del arte. Es ahí también donde la organización de tareas y el trabajo en equipo se hace indispensable.

Pero, ¿que más garantiza la vida de estos bienes restaurados? Es la coordinación de las entidades delegadas a asumir ésta responsabilidad, es preciso formar una nueva consciencia de lo que la conservación preventiva representa, una inversión a largo plazo, que si bien, ésta forma de salvaguardar el patrimonio tangible, no implica el desembolso de fuertes sumas de dinero, se la puede llevar simultáneamente con la restauración aplicando los criterios antes mencionados.

Además ¿Cuál es el futuro de todos estos bienes rescatados si no existe un seguimiento posterior?, el mantenimiento rutinario es una de las  formas más básicas de conservación, que es la exigencia material e intangible que representa una pieza patrimonial, independiente de su condición estética.

Por eso la importancia de la conservación Preventiva y su relación con la restauración de bienes muebles, está dada durante el proceso restaurativo y después de su puesta en valor, de acuerdo a los criterios que se pongan en marcha y se ejecuten a posterior.

 

 
Siguiente >