Inicio
festejemos a Quito Imprimir E-Mail

El 8 de septiembre se celebran los 28 años de la declaratoria de Quito como Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la UNESCO.

La apropiación del espacio y el respeto son las mejores formas de festejar a la ciudad y de contribuír con el trabajo que día a día se realizan por la salvaguarda de nuestro tesoro.
UNA CIUDAD LLENA DE HISORIA

Cuentan que, antes de la llegada de los españoles al actual territorio quiteño, en la loma de San Juan, conocida entonces como el cerro sagrado de Huanaucari, se irguió el templo de la Luna.

Frente a él, sobre el Cerro Sagrado de Yavirac, imperaba el templo del Sol, donde hoy descansa la “Virgen del Panecillo”.

Entre los dos cerros existió un camino, que al parecer se cruzaba con el Camino Real de los Incas (él que unía a Quito con el Cuzco). Sin duda, este primer camino era de suma importancia para los habitantes de la época puesto que unía los templos de sus dioses; el Sol y la Luna.

Quién iba a imaginar que más de quinientos años después, aquel terreno venerado por nuestros ancestros siga considerándose como territorio sagrado…

Sí, en este mismo lugar, actualmente se muestra recuperado, colorido, mágico y delicado, el Centro Histórico Quiteño.

Los conquistadores, que a su llegada pretendían sustituir la divinidad del lugar, debían eliminar los lugares de adoración indígena, para convertirlos en lugares sagrados de “La Nueva España”.

Indudablemente lo consiguieron, pero su esfuerzo fue magno. Levantaron imponentes iglesias, con tanta convicción en su “lucha contra el paganismo”, que ahora los quiteños podemos disfrutar, entre otras cosas, de la mejor representación del arte barroco hispano: La Iglesia de la Compañía de Jesús, cuya construcción se realizó entre los siglos XVI y XVII.

En este proceso se fundieron creencias occidentales con las propias de América, nacieron nuevas formas de arte, de pensamiento, de vida.

Juntos, nativos y conquistadores, consiguieron construir una ciudad pintoresca, desarrollada y llena de vida y si bien existieron lamentables eventos a lo largo de la historia, los debemos rescatar en pro de nuestro crecimiento para fortalecernos día a día.

Este proceso histórico, vivido hace tantos años en el actual territorio que ocupa parte de la cuidad de Quito, nos da la posibilidad de decir con orgullo que vivimos en medio de una joya patrimonial. Otorga al territorio la categoría de sagrado, puesto que es digno de nuestro máximo respeto.

Podemos festejar cada 8 de Septiembre la declaratoria de Quito como Patrimonio Cultural de la Humanidad, realizada el año de 1978, y podemos sentir cada día la dicha de ser quiteños, valorando y respetando este espacio, que es nuestro.


EL RESTAURADOR FRENTE AL PATRIMONIO

A raíz de la declaratoria, se crea el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, INPC, momento desde el cual, la restauración, pasa a ser una nueva visión profesional en el país.

Desde entonces más y más profesionales, se suman a esta labor, personas que sentimos la pasión de la Historia y las Artes, que nos preparamos para enfrentar los retos que implican la salvaguarda de los Tesoros Nacionales luchando para mantener en pie la identidad que nos otorga nuestro Patrimonio.


CLAROSCURO motiva a cada ciudadano a comprometerse con la Conservación del Patrimonio Tangible e Intangible, compartiendo la Restauración que es nuestra pasión, nuestro estilo de vida...

Para quienes sienten  esta pasión de restaurador, sean bienvenidos a nuestro equipo, nunca es tarde para iniciar la formación profesional.

Apropiémonos de este tesoro que nos pertenece, contribuyamos con el trabajo realizado en los proyectos de Restauracuón y Recuperación del Centro Histórico, que comienza por el respeto a los bienes patrimoniales que son nuestros


¡FELICIDADES QUITO!  


María Gabriela Mena G.
Directora Técnica